Virgen de Aránzazu

Cuenta la tradición que durante la primavera de 1468, Rodrigo de Baltzategi, un pastor de Uribarri que intentaba reunir su rebaño por estos entornos, encontró en un espino blanco una imagen de la Virgen María. La imagen de piedra de 36 cm.  aparece coronada y sosteniendo al Niño Jesús. Pertenece a la tipología llamada "Andra Maria", del románico tardío o de transición.

La realidad es que desde estas primeras fechas se movilizaron los pueblos de Oñati y alrededores y comenzaron a peregrinar a este lugar singular. Desde el año 1501, los franciscanos tienen el permiso papal para permanecer en Arantzazu, y así lo han hecho durante más de 500 años. Arantzazu ha ido evolucionando durante todo este tiempo y tiene una historia espiritual y cultural muy rica.

FaLang translation system by Faboba

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación y realizar labores analíticas. Al continuar navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies.